Correcta instalación de Java en Debian mediante paquetes DEB

Hay muchas formas de instalar diferentes versiones de Java en nuestros sistemas: en la propia web de Oracle (que como todos sabéis, es el propietario de Java desde hace varios años) podemos descargar diferentes versiones (9, 8, 7, ...), en diferentes formatos (comprimido con tar.gz, paquetes para CentOS/RedHat, ejecutables binarios, ...) y para diferentes sistemas operativos (Linux, MacOS, Windows y SPARC).

Incluso hay repositorios no-oficiales que ponen a disposición de todo el mundo los paquetes de instalación de Java en otros formatos, por lo que a simple vista cualquiera diría que existiendo tanta variedad incluso nosotros (fieles y exigentes defensores de Debian y de la mantenibilidad de los sistemas) estaríamos contentos, verdad?

Pues va a ser que no...

Firmando emails con OpenDKIM

El SPAM es una de las mayores lacras que inundan Internet desde el principio de su creación. Genera cien veces más pérdidas a la sociedad que beneficio a sus creadores y supone el 84% de los emails que recibimos. Y este mal existe, entre otras cosas, porque el sistema de correo electrónico de Internet se diseñó dando por hecho que toda la gente que lo iba a utilizar lo haría de buena fe: craso error.

Pensar que nadie iba a utilizar el correo electrónico para hacer cosas malas hizo que se diseñara, entre otras muchas cosas, sin ningún sistema que garantice a quien los recibe que dichos mensajes no han sido manipulados por el camino o escritos por remitentes falsos.

Por estos motivos, Internet lleva años desarrollando herramientas y sistemas que ayuden a paliar los problemas de diseño que el correo electrónico tiene de base.

DKIM es uno de estos mecanismos, y permite a los destinatarios de un mensaje de correo electrónico saber si un email ha sido realmente enviado por el remitente y no por alguien haciéndose pasar por él (esta práctica se denomina mail spoofing).

Integración Continua en Pelican usando Gitlab-CI

A estas alturas no creo que haya nadie (o casi nadie) en este mundillo que todavía no sepa qué es la integración continua, sin embargo la inmensa mayoría no lo utiliza aún en sus proyectos.

Hay muchas excusas para justificar este hecho, como por ejemplo que "es un proyecto pequeño", o que "es un proyecto personal en el que solo trabajo yo", o que "el proyecto tiene unos plazos muy ajustados y no hay tiempo para más tonterías desarrollos", o incluso que "no merece la pena el esfuerzo extra que hay que dedicarle"... pero ninguna de ellas es válida, así que si alguna vez en tu vida has usado alguna de estas excusas para no utilizar un sistema de integración continua, eres un merluzo, compañero... pero no temas, que eso va a cambiar hoy...

Adios Octopress, hola Pelican!

Efectivamente, ha llegado la hora de enterrar a nuestro antiguo Octopress y dar la bienvenida al nuevo Pelican. Y no solo porque este último esté hecho en Python (que me gusta mil veces más que Ruby, todo sea dicho) sino porque estoy más que harto de esperar la maldita versión 3 de Octopress desde hace literalmente más de 2 años, y no solo no ha salido aún (de hecho, ha pasado más de 1 año desde el último commit que hicieron en cualquiera de las ramas de su repositorio de Github) sino que además sus desarrolladores han anunciado que ésta nueva versión NO es compatible con las anteriores, por lo que ni siquiera puedo migrar el blog. Tendría que hacerlo de nuevo desde cero (incluyendo los plugins que he hecho, el theme, etc).

Así que como se suele decir: Con Octopress, va a ser que no...

Accede a tu biblioteca multimedia (audio y video) desde cualquier parte con Ampache

Según la definición que aparece en Wikipedia, Ampache es un administrador de archivos y servidor de streaming multimedia que se ejecuta sobre un servidor web. Es decir, un software que os permitirá mantener organizada vuestra biblioteca multimedia (generalmente música y películas) y que os permitirá reproducir dicha biblioteca desde un navegador, un smartphone, una tablet, etc.

Empresas como Spotify, Deezer, Jamendo, los asquerosos de Google Play Music o la recién llegada Apple Music (entre muchas otras) ofrecen casi toda la música del mundo a solo un par de clicks de distancia, y como cada vez hay más competencia en este tipo de servicios de audio en streaming, todas ellas se esfuerzan en mejorar la calidad de sus servicios, aumentar su catálogo y mejorar sus cada vez más atractivos precios de suscripción.

¿Porqué montar entonces un servicio propio de streaming? Intentaré explicarlo para que incluso tu, insignificante humano, lo entiendas...

Esta increíble web utiliza cookies para mejorar tu experiencia en la navegación y todo ese rollo que nos obligan a poner, por lo que si continuas en esta web se entiende que aceptas las condiciones de uso. Y si no, ya estás tardando en irte...

 Aceptar    Más información